Buscar
  • mailyncastrop

JUSTICIA, NORMATIVA Y MEJORES COMPORTAMIENTOS EN VÍA: LA PETICIÓN DE LOS CICLISTAS COLOMBIANOS



Si bien es cierto que todos somos peatones, en algún momento de la vida, también, todos somos ciclistas. Y es que, desde pequeños, tuvimos una estrecha relación, por diversión o no, con un vehículo de dos ruedas que hoy moviliza a cerca del 12 % de la población bogotana, diariamente. De ahí que quienes la usan, pidan a las autoridades competentes mayor seguridad en el tránsito y, a sus pares, comportamientos ejemplares.


Debido a su importante papel en las vías, el proyecto ‘Conduce a 50, vive al 100’, destinó su tercer webinar a conversar sobre la velocidad vehicular y el riesgo que representa este tema para la vida de los ciclistas. El evento contó con la participación de los colectivos: SUBAse a la bici, Siclas y Las damas de la bici, así como las organizaciones: Fundación Gero y la Asociación Colombiana de Ciclistas. Adicional, tuvo como invitado a Francisco Domínguez, ciclista aficionado víctima de un siniestro vial que lo dejó en condición de discapacidad.


En este espacio, liderado por los profesores de la Universidad de Los Andes, Juan Pablo Bocarejo y Mónica Pachón, se compartieron cifras importantes que hoy expresan una profunda preocupación en materia de seguridad vial en Colombia. Más de 450 ciclistas mueran cada año en el país, siendo los motociclistas y los conductores de vehículos pesados, sus principales verdugos.


Compartir vía junto vehículos automotores, como dicta la ley 1811, se ha convertido en un peligro latente para los usuarios de la bicicleta que hoy piden respeto por su vida, a través de leyes y normas contundentes que les permitan movilizarse de forma segura. Este es el caso de Francisco, atropellado por un vehículo fantasma. Su caso sigue impune, como el de muchos ciclistas colombianos afectados por la imprudencia de conductores feroces que excedían la velocidad o que no respetaron la distancia mínima de 1,5 metros para sobrepasarlos.


Aquí se abrió el debate sobre cómo se está diseñando actualmente la infraestructura vial, “¿hacerlas más seguras o más rápidas? ¿Estamos buscando carros más seguros o más rápidos? Si es así, terminaremos en situaciones como la mía”, indicó Domínguez.


Un tema en común discutido durante el conversatorio fue el papel de la justicia ante los siniestros viales, ya que la mayoría de los casos quedan en la total impunidad, por lo que no hay una preocupación importante si las personas se ven inmersas en un siniestro. Los invitados aseguraron que el miedo a la cárcel también tiene que ser un arma de control para evitar estos hechos y procurar que los conductores cuiden de los ciclistas en la vía.


La fiscalización fue otro de los temas debatidos durante este encuentro virtual y las cámaras salvavidas aparecieron como un mecanismo poderoso para disminuir la velocidad en las vías y evitar así siniestros graves, al mismo tiempo que se convierten en un instrumento de defensa en caso de un incidente vial.


Por último, los buenos comportamientos en la vía también fueron protagonistas de este webinar, donde los invitados fueron conscientes de las cuestionables actitudes de muchos ciclistas. “Decirle a una persona que cuide a los ciclistas, cuando hay unos que no se cuidan a sí mismos es muy difícil. Hay que aprovechar estos espacios para explicarle a todos que la bicicleta no es un juguete. Debemos enviar el mensaje correcto”, afirmó Fabián Munar del colectivo SUBAse a la bici.


Así las cosas, la bicicleta continúa un camino firme a convertirse en un vehículo poderoso de movilización con múltiples beneficios para sus usuarios, no es una cuestión de salud, ambiental o de moda, es el derecho a moverse conscientemente, entendiéndose como usuario de la vía con derechos y deberes como cualquier otro, donde la velocidad no represente un peligro y las normas se respeten.

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo